Un Jeep Willys de 1946 impecable

Darío Cardozo es el propietario de este Jeep Willys de 1946, vehículo utilitario emblemático que contribuyó a la victoria de los aliados en la Segunda Mundial. Fue fabricado apenas finalizó el conflicto bélico.

Lamentablemente, pese al estado impecable del viejo Willys, su motor ya no es el original y hoy cuenta con Toyota 1C diésel. “Ya lo compré así hace un par de años, 2 o 3 años” contó agregando que mandó a restaurar el resto del vehículo y no supo qué pasó con el motor original.

Posee la transmisión original, 4×4 (con cubos). Asientos y capota están hechas con lona marítima.

Cardozo explicó que “el modelo MB fue hasta 1944 y después se fabricó el CJ2A, que posterior a la guerra pasa a denominarse Agrijeep”, que es el modelo que posee.
“El MB es el que se usa en la segunda guerra mundial, este (el suyo) prácticamente no se usó, y se vendió para el uso agrícola. Orginalmente traía una toma de Fuerza (como un Tractor), que este no lo tiene”, detalló agregando “el de la guerra, el MB no tiene portón trasero y la parrilla es diferente, ademas de que tiene en el chasis en la parte de atrás para montar por ejemplo una metralladora”.
“Cuando lo compré estaba destruido, lo fui restaurando todo, parte por parte. Si bien tiene el motor cambiado, el radiador es original, la transmisión es original y solo tiene frenos a disco en las ruedas traseras, las delanteras tienen campana originales”.

“Todo le agregué….desde los caños para armar la capota, hasta todas las perillas, bochitas de las palancas, etc, incluso los broches de la capota son negros, que acá no se consiguen”, contó.

“Lo compré en provincia de Buenos Aires, en Lujan, y originalmente perteneció a un hombre de Tucumán, que lo compró en el año 1946”, precisó.

Se encuentra radicado en Posadas y lo puso a la venta en 6 mil dólares, “porque voy a comprar una camioneta, no se usa y ocupa espacio”, comentó. Para quienes quieran comunicarse, pueden hacerlo al (0376) 4537205.

 

Afines de la década de 1930, tras la búsqueda de un vehículo ágil que pueda atravesar cualquier tipo de superficie por parte del ejército de los Estados Unidos, algunas de las principales automotrices de Norteamérica presentaron diferentes proyectos para comenzar con el desarrollo de ese rodado deseado por los militares estadounidenses.

A su vez, el comienzo de la Segunda Guerra Mundial incentivó al país americano a impulsar la industria pesada ante un posible ingreso en el conflicto bélico, que finalmente llegó el 7 de diciembre de 1941 con el bombardeo japonés a la base naval de Pearl Harbor.

En 1940, luego de diferentes pruebas, el ejército reveló detalles sobre las características que el futuro vehículo debería tener como el peso total (alrededor de 590 kg), tracción en las cuatro ruedas, distancia entre ejes, despeje al piso, entre los más destacados. De esta manera, entre las automotrices que llevaban la delantera para presentar los prototipos, se encontraban Willys-Overland, Ford, y Bantam, compañía que se comprometió en acortar los plazos de entrega ante sus competidoras.

Al correr con ventaja debido a los tiempos de creación del vehículo, la empresa se convirtió en la elegida para el proyecto, a pesar de que las dos restantes continuaron con el diseño de sus respectivos ejemplares.

En septiembre de ese año, Bantam entregó su prototipo (Bantam Recon Car) aunque a pesar de su agilidad e increíble potencia, era más pesado que lo requerido por el ejército. Aún así, el modelo se llevó la aprobación militar, pero tanto Willys como Ford, aprovecharon la presentación para mejorar sus rodados que todavía no habían sido exhibidos.

Meses más tarde, Willys presentó dos unidades denominadas Quad, con tracción en las cuatro ruedas, y la marca del óvalo presentó el Pygmy. Ambos vehículos, tenían diseños parecidos al prototipo original de Bantam, pero a su vez cada uno tenía sus diferencias.

Con los tres “Jeep” presentados, Bantam ganó en liviandad, pero las prestaciones del Willys se impusieron con la motorización denominada Go Devil a pesar de ser más pesado. De todas maneras, el ejército encargó a las tres compañías 1.500 ejemplares de los modelos presentados para continuar con las pruebas. Además, elevaron el parámetro de 590 kg a casi una tonelada.

Tras las nuevas entregas en junio de 1941, los militares estadounidenses decidieron que el rodado que más se adaptaba era el Willys, aunque a su vez adoptaron diferentes artefactos de los Ford y Bantam, para unificar el futuro Jeep en un solo modelo. Finalmente, un mes más tarde Willys obtuvo la licitación para producir 16.000 unidades del modelo que años posteriores derivarían en distintos vehículos civiles como por ejemplo la serie denominada CJ (como ocurrió con varios modelos del conocido Jeep IKA en Argentina) o Wrangler.

Gracias a su agilidad, versatilidad, tracción en terreno embarrado, pantanoso, o helado, robustez y resistencia a las peores condiciones climatológicas, tuvo múltiples utilidades. Sirvió como ambulancia, como coche de mando y exploración con una ametralladora Browning en su caja trasera, como soporte de lanzacohetes y morteros, como camión de bomberos en portaaviones, como remolcador de piezas de artillería, vehículo de control aéreo en aeródromos, vehículo base para tropas paracaidistas, portando cable telefónico, con seis ruedas para patrullaje de la Guardia Costera etc. Además, en el teatro de operaciones de Birmania fue adaptado como locomotora, y el SAS británico lo utilizó en sustitución de sus iniciales camiones en el norte de África y posteriormente en Francia como vehículo de asalto para atacar bases y convoyes armándolo con ametralladoras antiaéreas. Posteriormente, en 1942 se produjo una versión anfibia. Si bien, de menos éxito que su hermano mayor, fue bastante útil para los soviéticos.

De acuerdo con la ley de préstamo y arriendo fue suministrado en grandes cantidades a Gran Bretaña (debutando en la campaña del Norte de África con excelentes resultados) y la Unión Soviética, contribuyendo sobremanera a la motorización del Ejército rojo, donde también la GAZ hizo su propia versión.

Sus prestaciones eran superiores a su homólogo alemán el Kübelwagen Tipo 82 (basado en el Volkswagen Tipo 1 (Escarabajo)).

El Jeep, no sólo es reconocido como la mayor contribución de EE.UU. a la guerra (General Marshall dixit), sino que abrió la puerta a una nueva generación de vehículos todo terreno con múltiples usos comerciales tras la II Guerra Mundial, como son toda la serie de Willys CJ (Civilian Jeep) ya fabricados para uso civil a diferencia del MB o el GPW que se fabricaron únicamente para su uso en la guerra.

 

Al parecer su nombre es una derivación de las siglas en inglés de «General Purpose» GP (propósitos generales) que era la especificación militar del vehículo. De «yipi», quedó en «Jeep». No obstante, también hay versiones que no tienen porqué ser contradictorias sino complementarias de que su denominación procede de «Eugene the Jeep», un personaje de Popeye, en concreto una mascota de Olivia con poderes fantásticos.

 

Willys Overland Motor Company

En 1902 se fundó en la localidad de Terre Haute, del estado de Indiana (EEUU), la empresa Standard Wheel, cuya principal actividad era la construcción de automóviles monocilíndricos. Tres años más tarde, en 1905, trasladó sus instalaciones a Indianápolis y adoptó el nombre de Overland Automobile Company.

La nueva denominación duró muy poco, ya que en 1907 fue adquirida por el comerciante multimillonario John North Willys, el cual, en 1908 cambió la razón social por la de Willys Overland Motor Company, iniciándose así la singladura de la marca.​

Dos años más tarde sus condiciones financieras se hicieron críticas y fue precisa una reorganización comercial. Entonces intervino John North Willys, de Elmira (Nueva Jersey), representante de varias marcas de automóviles, quien, en algunos años, tras haber fabricado y vendido bicicletas, se había creado una considerable fortuna. La denominación de la empresa se transformó en Willys-Overland Co.

Durante la década del ’10 (en el que se incluyó el período de la Primera Guerra Mundial), supo ser el segundo productor de automóviles de los Estados Unidos por detrás de la Ford Motor Company, sin embargo, la Gran Depresión del ’29 provocó una abrupta merma que puso en peligro sus actividades.

El primer automóvil de la nueva gestión fue un modelo de 4 cilindros que recordaba, en cuanto a algunas soluciones técnicas, los modelos Ford de su época. En 1909 siguieron 2 nuevos automóviles de 6 cilindros de grandes dimensiones, que, debido a su precio más bien alto, no tuvieron éxito. Abandonados los tipos de 6 cilindros, la empresa concentró su actividad en la construcción de los de 4 cilindros, que habían conquistado una buena posición en el mercado. Mientras tanto, las instalaciones se habían trasladado a Toledo (Ohio), a los talleres de la antigua Pope.

En 1914, tras una larga serie de automóviles de 4 cilindros, apareció un nuevo modelo, designado con el número 79, también de 4 cilindros y vendido a un precio inferior a 1.000 dólares. Su éxito fue inmediato y a finales de aquel año ya se habían fabricado más de 80.000 ejemplares.

También en 1914, tras un acuerdo comercial con el famoso inventor del motor sin válvulas, surgió en el ámbito de la empresa la Willys-Knight, destinada a fabricar motores con distribución por corredera. Cabe observar que la Willys fue la primera marca norteamericana que tuvo fe en Knight y que adoptó en serie su sistema de distribución, mientras la mayoría de constructores mostraba cierto escepticismo acerca de la validez de la nueva aplicación. Ello se tradujo en una notable ventaja para Willys cuando, al cabo de pocos años, el sistema Knight, posiblemente más por conformismo comercial que por sus ventajas técnicas efectivas, conoció una época de gran difusión.

El primer Willys-Knight, aparecido precisamente en 1914, era un modelo de 4 cilindros que, si se exceptúa la distribución sin válvulas, no presentaba nada de particular. En cambio, el grueso de la producción continuó concentrándose en los tradicionales motores de válvulas laterales (los de los Willys eran, en general, con culata en L) y en 1915 apareció un excelente 6 cilindros, gracias al cual las ventas aumentaron y la marca alcanzó el segundo lugar en el mercado norteamericano.

Respecto a los motores Knight, cabe recordar un gran V8 de 1917, automóvil apreciado pero de escaso éxito. A principios de los años veinte, tanto el V8 como los anteriores modelos con motores convencionales de 6 cilindros fueron abandonados y la gama volvió a contar solamente con automóviles de 4 cilindros ofrecidos tanto con distribución Knight como con culata en L. Estos últimos, sobre todo, permitieron que la empresa se mantuviera aún durante cierto tiempo en la cumbre del mercado. En 1925 aparecieron de nuevo los modelos de 6 cilindros a precios competitivos, pero el éxito más sobresaliente de esta época lo obtuvo el nuevo 4 cilindros Whippet, vendido a poco más de 600 dólares.

Los Willys-Knight tuvieron su mejor momento en 1928, sobre todo con el pequeño modelo de 4 cilindros denominado 70 y luego con la serie Falcon-Knight de 6 cilindros y la Stearns-Knight.

A principios de los años treinta, la crisis económica general se hizo sentir también en la Willys. De la gama habían sido eliminados todos los antiguos modelos de 4 cilindros sin que hubiera sido puesto a punto un programa de producción adecuado para su substitución. La situación financiera se precipitó y a partir de 1933 la actividad quedó reducida a la fabricación de un único modelo económico que determinó el retorno al tipo de 4 cilindros. Este coche, denominado 77, registró el precio más bajo impuesto por la Willys: 445 dólares. Actualizado y dotado de frenos hidráulicos y de carrocería aerodinámica, este modelo permitió a la marca resistir hasta el estallido de la guerra.

La producción de Willys se restableció durante la posguerra, centrando sus esfuerzos en la producción de su Jeep pero orientándola hacia el público. A su vez, en 1953 estableció su primera filial por fuera de los Estados Unidos al crear la Willys-Overland do Brasil, subsidiaria que terminaría cerrando sus puertas en 1967 al ser adquirida por la filial local de Ford.

Meses después, Willys fue absorbida por la Kaiser Motors pasando a denominarse Willys Motors Company. Tras esta adquisición, Kaiser decide reorganizarse en 1963 pasando a llamar a la compañía como Kaiser Jeep Corporation, convirtiendo al mismo tiempo al término Jeep en una nueva marca de vehículos en reemplazo de la legendaria Willys. De esta manera, la producción de esta marca finalizó en los Estados Unidos, siendo sustituida por la actual Jeep. Más allá de esto, la marca continuó siendo producida en Brasil, donde la compañía Willys-Overland se mantuvo hasta 1967 cuando se produjo la fusión con la Ford Motor do Brasil, quien continuó produciendo coches bajo la marca Willys hasta el año 1984.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s