Rolls-Royce Silver Ghost AX 201, el más caro de su historia

Todos sabemos que la firma Rolls-Royce se caracteriza por fabricar coches de lujo. Cada uno de sus modelos son lujosos, incluso desde el comienzo de su historia. Hoy les presentaremos a su modelo Silver Ghost AX 201 (el fantasma de plata), el cual en la actualidad es considerado el Rolls-Royce más caro de la historia de la marca inglesa, superando así los 50 millones de dólares.

Rolls-Royce Silver Ghost hace referencia tanto a un modelo de coche como un coche específico de esa serie. Originalmente fue llamado ”40/50 h.p.“ (en clara alusión a su potencia).

Su chasis fue producido en la factoría de Rolls-Royce de Manchester (Inglaterra) antes de que la empresa se trasladase a Derby en julio de 1908. También fue producido entre 1921 y 1926 en Springfield (Massachusetts, Estados Unidos). El chasis nº 60551, registrado como AX 201, acabó convirtiéndose en ”The Silver Ghost”. Otros coches fueron llamados ”40/50 hp“ pero el título de ”Silver Ghost“ acabó gustando más a la prensa hasta que finalmente se cambió el nombre, aunque oficialmente no sería hasta 1925 cuando Rolls-Royce lo hizo oficial, coincidiendo, por cierto, con el lanzamiento de la gama Phantom.

Se revela por esos años, los intentos de la marca por lograr el coche mas caro de su historia, al tener constancia de una frase aparecida en la prestigiosa publicación sobre coches, Autocar, de 1907. La frase decía: ”The Silver Ghost se creó a partir de la demanda a Rolls-Royce de fabricar el mejor coche del mundo”.

Con el chasis nº 60551 y registrado AX 201, fue el 12º 40/50 hp en ser construido,​ y fue pintado con pintura de aluminio con los accesorios plateados. El coche fue llamado “Silver Ghost” (fantasma plateado) para destacar que era silencioso como un fantasma, y una placa con este nombre adornaba el mamparo. Fue instalada una carrocería abierta Roi-des-Belges del carrocero Barker, y el coche se preparó para las pruebas de fiabilidad escocesas de 1907 e, inmediatamente después, otra prueba de 15.000 millas (24.000 km) incluyendo la conducción entre Londres y Glasgow 27 veces.

El objetivo era elevar el reconocimiento público de la nueva compañía y mostrar la fiabilidad y silencio del nuevo coche. Esto era una idea arriesgada. Los coches del momento eran notoriamente poco fiables, y las carreteras de ese tiempo podían ser horrendas. Sin embargo, el coche se situó para las pruebas, y con la prensa a bordo, rompió record tras record. Incluso después de 7.000 millas (11.000 km), el costo de mantenimiento del coche eran unas insignificantes £2 2s 7d (£2.13).​ La reputación del 40/50, y Rolls-Royce, fue fundada.

El objetivo era el de aumentar la conciencia pública de la nueva empresa y mostrar al mismo tiempo la fiabilidad del nuevo coche. Era una idea arriesgada: los coches de aquella época era muy poco fiables y los caminos y carreteras eran verdaderamente horribles. Sin embargo el coche comenzó sus ensayos y, con la prensa a bordo, rompió los records. La reputación del 40/50 y de la propia Rolls-Royce quedo completamente establecida.

El AX 201 fue vendido en 1908 a un comprador privado que lo utilizaba para sus vacaciones anuales en Italia. En 1948 fue recuperado de nuevo por la empresa. Desde entonces se ha utilizado como un vehículo de publicidad y viaja alrededor del mundo. En 1989 el coche fue restaurado por los carroceros SC Gordon Coachbuilders de Luton y P&A Wood de Londres. En la actualidad es propiedad de Bentley Motors.

El Silver Ghost AX 201 es considerado hoy el Rolls-Royce más caro del mundo y esta valuado en 57 millones de dólares (casi 42 millones de euros).

En 1912, un 40/50 conducido por James Radley participó de forma privada en el prestigioso rally alpino austríaco, pero su caja de cambios de 3 velocidades demostró ser inadecuada para el ascenso del Paso de Katschberg. Un equipo de cuatro coches de la Rolls-Royce fueron preparados para el evento de 1913 con cajas de cambios de 4 velocidades, un motor con más potencia desde 60 hasta 75 bhp (56 kW) mediante un aumento de la relación de compresión y un carburador más grande. El equipo ganó seis reconocimientos incluyendo la Copa Archiduque Leopoldo. Réplicas de los coches victoriosos fueron puestas en producción y vendidos oficialmente como modelos Continental, pero fueron llamados Águilas Alpinas por el conductor jefe de pruebas (y después Director Gerente de Rolls-Royce) Ernest Hives, y este es el nombre que han mantenido.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s