Retro-futurista: Ford Mustang 5.0

Mustang Monterrey34Mustang Monterrey4Mustang Monterrey3Mustang Monterrey2Mustang Monterrey

El Mustang que elegimos para ilustrar esta nota, tuvimos la suerte de encontrarlo en el Paseo Santa Lucía de la ciudad mexicana de Monterrey (que en Misiones es difícil de verlo). Se trata de una versión 2013 de quinta generación con un V8 motor de 5,0 litros de cilindrada y 426 CV. Ese año estuvieron disponibles las versiones especiales Boss 302 con motor 5.0 V8 de 450 CV y, cómo no, la joya deportiva de la gama Mustang, el Shelby GT500 con motor 5.8 V8 sobrealimentado de 659 CV.

La quinta generación es nuevamente un cambio drástico en el Mustang. A diferencia de las demás generaciones, Ford utiliza las fortalezas de la primera generación en su diseño y crea un auto auténticamente retro-futurista. No es el primer retro-futurista que Ford saca a producción, ya que el Thunderbird y el Ford GT también estuvieron como modelos de producción y basados en modelos de los años 50 y 60.

Mecánicamente el Mustang se ofrece con un motor V6 de 4 litros de capacidad y 202 caballos de potencia para la versión básica y la versión V8 de 4.6 litros de capacidad con 300 caballos de potencia; con este motor el Mustang es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en alrededor de 5,2 segundos con transmisión manual. A mediados de 2006 apareció la versión Shelby con un motor V8 supercompresor y con 5,4 litros, 32 válvulas y una potencia de 500 CV acoplado a una transmisión manual de 6 velocidades. Con este motor el Shelby GT500 es ahora capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 4,5 segundos y alcanzar una velocidad máxima limitada de 250 km/h (155 mph). En el año 2013 apareció la versión Shelby con un motor V8 supercompresor y con 5,8 litros, 32 válvulas y una potencia de 671 CV acoplado a una transmisión manual de 6 velocidades. Con este motor el Shelby GT500 es ahora capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 3,6 segundos y alcanzar una velocidad máxima limitada de 250 km/h (155 mph), 325km/h sin limitar (201 mph)

La producción del Shelby GT500 es muy limitada, en Estados Unidos se producen 10.000 ejemplares al año. En México, el GT500 salió a la venta a principios de 2008 con una cantidad limitada de 100. El Shelby GT500 presenta una cobra en la parte frontal y trasera en lugar del «Caballo salvaje», lo cual lo distingue de otros Mustangs.

El Ford Mustang apareció con una apariencia mejorada con menor resistencia al viento y con dos nuevos motores: un V6 de 305 CV y un V8 5.0 de 412 CV (llamado por los ingenieros «Coyote»), ambos con transmisión de 6 velocidades. Con una revolución tecnológica haciéndolo casi una computadora con ruedas, y sistemas de seguridad de última generación. Con aspectos que se mantienen desde la primera generación como sus calaveras, además de un nuevo y rediseñado logotipo más conservador. Su nuevo interior combina colores conservadores con su diseño agresivo, además de contar con nuevos aditamentos para personalizar los interiores. Este auto también cuenta con líneas desde el frente que lo hacen parecer veloz aún detenido. Este pony car es una de las más avanzadas piezas de tecnología y seguridad que puedan andar en 4 ruedas.

 

Mustang 10 millones

 

Es el deportivo más vendido de los EE.UU en los últimos 50 años. Ford está celebrando la producción de su Mustang 10 millones, el auto deportivo más vendido en los Estados Unidos de los últimos 50 años y todo un emblema de la industria automotriz estadounidense.

Además, este modelo ha trascendido las fronteras en los últimos años y se convirtió, a partir de 2015, en el auto deportivo más vendido del mundo por tres años seguidos.

La unidad 10 millones del Ford Mustang salió de la línea de montaje de Flat Rock, en Michigan, con una configuració GT, con motor de 460 caballos y caja manual de seis marchas, y una carrocería convertible pintada en color Blanco Wimbledon, según las opciones que ofrece la marca del óvalo.

“Mustang es el corazón y el alma de esta compañía y uno de los favoritos en todo el mundo”, dijo Jim Farley, presidente de mercados globales de Ford Motor Company. “Ver un Mustang pasar por una calle de Detroit, Londres o Beijing me produce la misma emoción que sentí cuando compré mi primer auto: una cupé Mustang de 1966, que manejé por todo los EE.UU. cuando era adolescente. Mustang es un creador de sonrisas en cualquier idioma “, concluyó el ejecutivo.

Celebraciones en Michigan.
(Photo by JEFF KOWALSKY / AFP)

Celebraciones en Michigan. (Photo by JEFF KOWALSKY / AFP)

Ford festejó el hito con las celebraciones de empleados en su sede de Dearborn y en la planta de Flat Rock, puntos que fueron unidos por una caravana de más de 60 modelos Mustang de todas las épocas, producidos durante más de cinco décadas.

Como sucede en los acontecimientos importantes en los Estados Unidos, no faltaron los sobrevuelos de aviones de combate. En este caso fueron tres Mustang P-51, de la Segunda Guerra Mundia.

 

Mustang 2018

 

El Ford Mustang ha sido actualizado con cambios estéticos, de acabado y equipamiento; pero las modificaciones más importantes tienen que ver con el chasis (ampliamente revisado), la gama de motores (con un V8 5.0 de 450 CV y un 2.3 EcoBoost de 290) y las transmisiones disponibles (nueva caja manual de 6 marchas y automática de 10 velocidades). Los precios del Mustang 2018 parten desde 41.300 euros sin descuentos.

La actualización recibida por el Mustang va mucho más allá del típico “facelift” puramente estético.

De algunas presentaciones internacionales, uno vuelve a casa con mejor sabor de boca que de otras. Esta vez, regreso desde Niza con la sensación de que, pese a contar con más de medio siglo de leyenda a sus espaldas, el Mustang es más Mustang que nunca. Puede que se haya modernizado, civilizado e incluso “europeizado”, pero tengo la absoluta certeza de que el pony car no sólo cuenta con el cariño del público, sino de la propia Ford. Las modificaciones recibidas por el Mustang en los últimos años siempre han sido para mejor, y en 2018 ha vuelto a repetirse la historia.

Afinado y afilado

Los cambios aplicados sobre el capó y el frontal le confieren una imagen aún más agresiva.

Vaya por delante que no se trata de un simple restyling del modelo desvelado originalmente en 2015Muchos de los cambios recibidos tienen que ver con el apartado dinámico; pero empecemos por lo que está a la vista. Y si algo se deja ver en el Mustang es su potente frontal, ahora todavía más llamativo si cabe. El capó ha sido rebajado en 2 centímetros e incorpora dos salidas de refrigeración. La parrilla, más ancha y ligeramente más baja, se rodea de unos faros full-LED con carcasas más afiladas. Y por supuesto cambia también el paragolpes, más agresivo por diseño, mejor refrigerado y con un labio inferior más prominente para favorecer la sujeción del eje delantero a velocidades elevadas. Los finos grupos luminosos LED integran ahora las luces antiniebla.

¿Fastback o convertible? Cuesta decidir cuál es el más atractivo.

La vista lateral sigue intacta (excepto por los nuevos diseños de llantas y unos deflectores en los pasos de rueda), pero sí hay novedades en la trasera, donde las ópticas adoptan una cierta curvatura; pero casi más vistoso es el nuevo paragolpes, con un difusor de gran tamaño y, en la versión GT, dos salidas de escape a cada lado. Aumenta la paleta de colores de carrocería, que ahora nos da a elegir entre 11 posibilidades.

Principales novedades en el habitáculo: mejores materiales en algunas zonas y, ojo, una pantalla de instrumentos totalmente digital.

Se agradece que el habitáculo luzca mejores materiales de recubrimiento y parezca más cuidado, aunque todavía le falta un poco para estar al nivel de otros Ford. Desentona el nivel de algunos plásticos y algún detalle de acabado como el cierre de la guantera, pero la impresión general es de mejoría. Y en cuanto al confort, se nos ofrece la posibilidad de equipar asientos refrigerados y volante calefactado. La pantalla de la consola central sigue siendo de 8”, pero ha sido adaptada a SYNC 3 y es compatible con Android Auto y CarPlay.Llama poderosamente la atención el nuevo cuadro de instrumentos digital (y opcional) con pantalla de 12”. Ha sido diseñado para cambiar su presentación dependiendo del modo de conducción elegido: puede tener una apariencia convencional, con cuentarrevoluciones y velocímetro redondos o, como sucede en los programas deportivos, conceder todo el protagonismo al régimen de giro del motor, con un indicador lineal de gran tamaño y apariencia muy racing.

Actualización mecánica y de chasis

El motor V8 del Mustang GT lleva su potencia máxima hasta los 450 CV.

Y ahora, repasemos todo lo que afecta a la experiencia de conducción. Empezando por los motores, hay una noticia algo mala y otra muy buena. La mala es que el 2.3 EcoBoost de cuatro cilindros ha rebajado su potencia a 290 CV (27 CV menos) aunque a cambio entrega 440 Nm de par (8 Nm más); y la buena noticia es que el 5.0 V8 de la versión GT ahora alcanza unos generosos 450 CV (29 CV más) con el mismo par de 529 Nm. La diferencia está en su mayor estirada: la potencia máxima llega a 7.000 rpm, y la “zona roja” queda marcada a 7.500 rpm. El Mustang GT acelera de 0 a 100 km/h en 4,3 segundos.La caja manual de 6 velocidades recibe una evolución técnica para incrementar su durabilidad y reducir el tiempo de cada operación de cambio; en este sentido, la gestión electrónica provoca una especie de “punta-tacón” automático en cada maniobra de reducción, acelerando el motor para adecuar su régimen a la siguiente marcha engranada. También llega una caja automática Selectshift de 10 velocidades -sí, 10 velocidades- en sustitución de la anterior de 6 relaciones. Podemos combinar cualquiera de los dos motores con la transmisión manual o automática.

Barras estabilizadoras más gruesas, suspensiones más firmes, amortiguadores regulables… Todo para convertirlo en un coche más divertido de conducir.

El chasis ha aumentado su rigidez a través de diferentes medidas: el eje trasero ha sido reforzado, las barras estabilizadoras son de mayor grosor y los amortiguadores de serie son más firmes. A partir de ahora está disponible como opción un equipo de amortiguadores MagneRide de resistencia variable, diseñados para adaptarse a gran velocidad al estado de la pista y a la brusquedad en nuestras maniobras, así como a los distintos modos de conducción del vehículo. A propósito, a los programas de conducción existentes (Normal, Sport, Circuito y Nieve/Mojado) se suma el modo Circuito de Aceleración, inspirado en las carreras “cuarto de milla” y que cumple las funciones de ‘launch control’ vistas en otros deportivos. También se añade el programa My Mode que permite configurar cada parámetro del vehículo de manera individual. Incluso es atenuar o potenciar el sonido del escape, si queremos ser considerados con nuestros vecinos… o no.El equipamiento de seguridad activa se incrementa con el control de crucero adaptativo y los asistentes de precolisión con detección de peatones, abandono de carril y mantenimiento de carril.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s