Cadillac Eldorado: el último convertible colosal estadounidense

Hay automóviles que nacieron para hacer historia. Cadillac es, sin lugar a dudas, la marca dominante del Imperio General Motors, la mayor empresa del mundo (lo fue). Por ello Cadillac ha marcado siempre la tendencia general del grupo.

Cadillac Eldorado es un majestuoso vehículo, que fue catalogado en 1976 como el último convertible de Estados Unidos. Su espectacularidad era tal, que fue elegido por Dwight Eisenhower para desfilar por las calles de Washington, en enero de 1953, antes de ser investido como el Presidente número 34 de Estados Unidos.
El nombre evoca al legendario jefe de una tribu de América del Sur o según Mary Ann Zukosky, secretaria del departamento de ventas de la marca, que el nombre venía de la versión americanizada del idioma español El Dorado. Sin embargo, según la revista Vida Palm Springs, el nombre proviene de la Eldorado Country Club, un club de relax Coachella Valley, California, a la que asistieron ejecutivos de General Motors.

Lujo americano
El dorado convertible fue lanzado al mercado norteamericano en el año 1953, y hasta 1985 formó parte de la producción de Cadillac. La versión abierta de Eldorado presentada en 1957 lleva un apellido de lujo y glamour: Biarritz. Con sus 5,66 mm de largo, 2,03 mm de ancho y un peso de 2,3 toneladas, se trata realmente de un cabriolet colosal que no pasa desapercibido. Cuando en 1957 se presentó la versión de la gama Eldorado, el mundo de los especialistas comenzó a murmurar. La propulsión del Biarritz corría cargo de un potente ocho cilindros en V, que extraía 300 caballos de una cilindrada de seis litros, y ello permitía que, en caso de necesidad, este cabriolet de 2,3 toneladas alcanzara los 190 km/h. El Cadillac Eldorado Biarritz es actualmente un modelo de colección muy buscado, ya que sólo 1.800 unidades salieron de las cadenas de producción.

Negro 1957 01
El Biarritz y sus hermanos Seville (coupe con hard-top) y Brougham (berlina de cuatro puertas) estaban cada vez más cargados de cromo y disponían de unos alerones traseros enormes. Y como Cadillac ha sido siempre la vanguardia en el grupo General Motors, quedaba claro que los mayores constructores de coches del mundo a finales de los años cincuenta y a principios de los sesenta se pelearían por pisarle los talones al gigante automovilístico norteamericano.

El precio de los nuevos modelos Cadillac causó una verdadera conmoción entre los amantes de los automóviles. El Biarritz aparecía con un precio de 7.286 dólares en el catálogo, una cantidad muy elevada incluso para los compradores norteamericanos, acostumbrados a vivir acomodadamente en esos años dorados.

Se trata de un prototipo de lujo, caracterizado por sus formas voluptuosas, grandes dimensiones, y la profusión de elementos cromados, recursos muy utilizados a mediados de los años cincuenta.

El majestuoso descapotable creado en 1953 medía 5,48 metros de largo, y la distancia entre sus ejes era de más de 300 centímetros.

En su versión estándar, de 2 puertas, llevaba un propulsor V8 de 5.400 centímetros cúbicos, que le permitía alcanzar velocidades de hasta 160 kilómetros por hora.

Poseía una caja de cambios de 4 marchas, y entre las mayores novedades para la época, se destaca su dirección de asistencia hidráulica y su amplio parabrisas panorámico.

En 1954, la serie de este convertible Cadillac ganó aún más en dimensión y potencia.

Su longitud alcanzó los 5,67 metros y su motor V8 obtenía un rendimiento de 175 CV, logrando alcanzar velocidades de hasta 165 kilómetros por hora.

A medida que fueron pasando los años, Cadillac fue modificando considerablemente tanto el estilo de carrocería como el diseño mecánico de su modelo convertible.

Sin embargo, Eldorado siempre estuvo en la cima de la línea Cadillac, en materia de elegancia y suntuosidad.

El último americano sin techo
En 1976, Cadillac lanzó al mercado una edición especial de El Dorado, de 14.000 unidades.

Por esos tiempos, ya había pasado el furor de los automóviles convertibles, al menos en Estados Unidos.

Por ese motivo, estos vehículos fueron publicitados como “los últimos descapotables americanos”, y muchos de ellos fueron vendidos a coleccionistas e inversores.

De los 14.000 que se fabricaron ese año, 200 fueron reservados para conmemorar los 200 años del nacimiento de Estados Unidos (“Edición Bicentenario”).

Estas 200 unidades eran de color blanco, con detalles rojos y azules en la parte superior de su carrocería.

Sin embargo, en 1984, Cadillac creó una versión convertible de otra línea de sus modelos: Eldorado Biarritz, del que se vendieron a partir del año siguiente, 3.000 unidades.

Este modelo fue finalmente el último lanzado al mercado de la gama de El Dorado Convertible.

Por haberse dejado de fabricar, por sus líneas y su majestuosidad, el Cadillac Eldorado Convertible sigue siendo una gran atracción y es muy buscado por los coleccionistas.

 

1953-cadillac-eldorado-13_1024x0w1953-cadillac-eldorado-13_1024x0w21956-cadillac-eldorado-13_1024x0w21967-Cadillac-Eldorado1967-Cadillac-Eldorado-43038935739_988cf79a9bcadilla eldoradocadilla eldorado2cadilla eldorado3cadilla eldorado33cadillac_eldorado_brougham_1957cadillac_eldorado_brougham_19572mitai3mitai13

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s